jueves, febrero 23, 2017

Andrés Ortiz Tafur - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Por diversión y, sobre todo, para explicarme el mundo con un sosiego que no tengo, cuando me hallo lejos de la palabra escrita. De hecho, cuando ando inmerso en la creación de un libro me autoregalo una etapa de altísima y sanísima tolerancia, tratando de comprender a mis personajes. Las circunstancias en las que se ve inmerso un individuo, a lo largo de su vida, son finitas; y la literatura, la ficción, te ayudan a salirte de tu camino y a inmiscuirte en otros completamente diferentes, incluso inimaginables, fuera de un ejercicio de reflexión.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Antes necesitaba mucho silencio, mucha soledad y mucho tiempo. Ahora sólo necesito tener ganas y la mente despierta; si eso cuadra, me descubro escribiendo en cualquier parte: mientras conduzco o tomo un café con alguien o veo una película.
Prefiero las mañanas. A ser posible, antes del amanecer, sentir que estoy trabajando desde que sale el café. Eso sí, carezco de rutina y horario, escribo a base de impulsos; quizá porque mis cuentos también están paridos así: sin un guion previo.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

El comportamiento humano, las infinitas posibilidades que abre un mismo hecho, frente a personas distintas. La capacidad de sufrimiento, de superación; lo contradictorios que somos, cuando entra en liza la pasión.

4.- ¿Algún principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

La fluidez, la sonoridad y la fuerza de un principio. Necesito que las primeras líneas de un texto contengan esa mezcla, para dar el siguiente paso. A partir de ahí, no olvidarme nunca de que a la vuelta de la esquina hay un lector al que me dirijo, sin dejar de ser yo.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Ya lo he comentado en una pregunta anterior: no, carezco de un guion previo, voy tirando de un hilo que en innumerables ocasiones se rompe. Me gusta hacerlo así por la dosis de diversión que proporciona a la hora de escribir un cuento, pues eres el primero en sorprenderte, y pienso que eso dota de una vivacidad muy interesante a las tramas. Pero, lo dicho: también se trata de una fórmula que
conlleva guardar en una carpeta muchas historias que empezaron muy bien y que, finalmente, no supe llevar a puerto.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

¡Uf! Muchos y muy variados. Pero si tuviera que elegir qué libros salvo de un hipotético incendio, te diría que los de Carver y Monzó.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Ahora me encuentro en parada técnica obligatoria; en poco más de tres años he escrito y publicado tres libros de cuentos, y creo que lo más beneficioso es esto: detenerme unos meses y retomar el vuelo.

Mi último libro se titula Tipos duros, lo edité con La Isla de Siltolá, este pasado mes de octubre. Es una colección de cuentos con la que pretendo derribar o empequeñecer algunos de los mitos del hombre y de la pareja. Con un estilo muy cambiante, que va desde el surrealismo hasta el hiperrealismo.


Andrés Ortiz Tafur (Linares, 1972) es músico y colaborador en páginas de opinión de prensa escrita. Ha publicado tres libros de relatos: Caminos que conducen a esto (El desván de la memoria, 2013); Yo soy la locura (Huerga & Fierro, 2015), con el que obtuvo el XXIV Premio Anual de Escritores Noveles; y Tipos duros (La Isla de Siltolá, octubre 2016). Algunos de sus cuentos aparecen en diferentes antologías, como El alma ardiendo (Entrelibros, 2012), Generación Subway (Playa de Ákaba, 2014) y Nocturnario (Editorial Nazarí, 2016).